martes, 23 de junio de 2015

No busques fuera...




Maestro y alumno zen se sientan en un cojín
De pronto el alumno le pregunta al Maestro:
   “¿Cuál es la esencia del Zen?”
El Maestro salta y le golpea (sin ira) en las posaderas.
El alumno perplejo le dice:
   “¡Eh, solo lo necesitaba para las palabras cruzadas!”

No hay comentarios:

Publicar un comentario