domingo, 21 de junio de 2015

El cerebro en mente...





Tener una mente abierta no es lo mismo que tener una mente acrítica. Es meramente estar dispuestos a considerar las evidencias que apoyan las distintas hipótesis y elegir la que permite una mejor explicación. Además de “abierta”, tiene de estar activa y predispuesta a examinar las distintas ideas que hacemos sobre la realidad,  pero hay que hacerlo de forma crítica.
Con una mente abierta es más fácil aceptar los cambios que muchas veces son básicos en nuestras vidas. En contra partida, una mente acrítica pierde la oportunidad de observar si existe o no algún tipo de correlación entre dichos cambios y la realidad que se presenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario