lunes, 9 de junio de 2014

El diablo anda suelto...





Debéis recordar esa historia en la que el diablo y un amigo suyo iban caminando por la calle cuando vieron, delante de ellos, a un hombre que se agachaba, recogía algo del suelo, lo miraba y se lo metia en el bolsillo:
     -  ¿Qué es lo que ese hombre ha cogido? -  preguntó el amigo.
     -  Un trozo de la verdad - respondió el diablo.
     -  Mal negocio para ti – replicó entonces su amigo.
     -  ¡Oh no! ¡De ninguna manera! – concluyo el diablo –
      ¡Ahora voy a dejar que la organice!
(Confesión de un ateo budista – Stephen Batchelor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario