domingo, 17 de marzo de 2013

Deflexión



- ¡…no te veo con buena cara!
- Estoy muy desanimado…
- ¿Y para qué sirve el desánimo?
- Para nada, pero no sé qué hacer…, hasta me cuesta respirar.
- Pero no puedes seguir así, invéntate algo.
- Es que veo todo tan complicado.
- Deja esa tristeza de lado…, si no cambias de actitud todo
  seguirá igual.
- Es verdad, estar así no solucionará  nada. Mejor poner una
  sonrisa y salir a la lucha. Lo que pasó, pasó.
- Muy bien… ¡así se habla!

Todos hemos participado en algún diálogo parecido a este.
Yo me he visto en los dos “bandos” y he constatado que en muchas situaciones difíciles es mejor no sumergirse, sobre todo cuando son temas emocionalmente candentes y además no sabemos cómo actuar con ellos.
En casos así conviene mantener la distancia, por ejemplo, golpear a la papelera antes que al jefe.
En situaciones como estas desviarse de la realidad es la manera más práctica de hacerle frente, actuando en una dirección distinta a aquella que se deseaba o necesitaba.
En cambio en otras situaciones esta actitud tan humana de huir del contacto directo con el presente, con lo que sucede aquí y ahora,  solo nos sirve para desvitalizar o huir del contacto con las personas o situaciones, con la gran ventaja de evitar tanto la  confrontación con el otro como la conciencia de lo que sucede a uno mismo.
Técnicamente y según la Terapia Gestalt, llamamos “deflexión” a este mecanismo de evitación del contacto directo y lo podemos ver fácilmente cuando una persona dice: “sí, pero…” en lugar de “no estoy de acuerdo”, hablar mucho y no aclarar nada, seducir al otro en lugar de pedirle afecto, sonreír mientras se habla de algo triste, hablar sobre alguien en vez de hablar con alguien.
Al “deflexionar”, direccionamos nuestra energía a una diana distinta de nuestro objetivo deseado: la enviamos a un objeto equivocado o acertamos a un objeto correcto de manera equivocada. También sirve para disminuir la energía del sistema, por ejemplo, llorando cuando se tiene rabia.
Una vez cristalizada esta forma de relacionarnos con el medio, limitamos no tan solo el poder creativo además garantizamos una eterna anestesia en el sentir emocional.
Durante el proceso terapéutico es importante examinar vivencialmente con el cliente/paciente el desarrollo de este mecanismo, como y cuando se presenta, como lo gestiona, en que contextos aparece, etc.
Si se puede conseguir que la energía deflexionada llegue al objetivo real, el sentido de contacto con el otro y el mundo aumenta considerablemente.


10 comentarios:

  1. Interesante post, como direccionamos la energia de hacia el objeto equivocado y la forma de hacerlo nos aleja de lo que realmente sentimos. El comentario del "pero" en vez del "de acuerdo" me ha llegado especialmente.

    Muchas gracias por la reflexión

    ResponderEliminar
  2. Es muy interesante el artículo y me hace pensar:
    Para que no halla deflexión los que forman parte de una relación "ambos" deben abrirse sin deflexionar y mostrarse generando confianza.De lo contrario no hay relación profunda y la deflexión entra en juego.Ambos se pierden de encontrarse con el otro encontrandose a si mismos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La deflexión es una actitud del sujeto y no de la relación con alguien o algo. Mi perra puede estar muy contenta por verme llegar a casa y lo manifiesta vivamente, mientras yo prefiero evitarla ocuparme de la correspondencia del banco.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Creo que no te he entendido bien veo ciertas contradicciones, cito tus palabras:

      La deflexión es una actitud del sujeto y no de la relación con alguien o algo.

      Frases que contradicen la anterior:

      "Una vez cristalizada esta forma de relacionarnos con el medio", limitamos no tan solo el poder creativo además garantizamos una eterna anestesia en el sentir emocional.

      Si se puede conseguir que la energía deflexionada llegue al objetivo real, el sentido "de contacto con el otro y el mundo aumenta considerablemente"

      Si he entendido bien, si tu perra te recibe muy contenta y tu tienes ganas de putearla por que te rompió el sillon pero en vez de eso le das un abrazo con una sonrisa, supongo que estas deflexionando.

      Si la deflexión no tiene que ver con la relación con alguien o un objeto entonces deberíamos decir que existen partes de nuestra psiquis que surgen de la nada en contra posición al hecho de que todo en nuestra psiquis surge de la relación con la natura es decir con el universo que la rodea el propio cuerpo hasta donde alcancen los sentidos.

      Cito las palabras de Isabel Sola Albareda:

      "como direccionamos la energia de hacia el objeto equivocado y la forma de hacerlo nos aleja de lo que realmente sentimos" "relación" entre ser conciente y objeto.

      Espero me aclares la interrogante como siempre deseoso de aprender.

      Eliminar
    3. La perrita está contenta, manifiesta lo que siente, no deflexiona.
      Yo tengo ganas de cabrearme con ella, la abrazo con una sonrisa y posiblemente estoy deflexionando (hay que averiguar qué pasa con el cabreo que se expresa como abrazo y sonrisa).
      Claro que este mecanismo surge en el contacto con el otro (una persona, un objeto, etc.) pero es algo que me pasa a mi (o a ti), y que puede pasar a “ambos” pero no necesariamente.
      No es como la gravedad de Newton donde solo podemos hablar de la fuerza gravitacional si hay como mínimo dos cuerpos que interactúen. En este caso son necesarios “ambos”.

      Eliminar
    4. Completamente de acuerdo.
      Sobre que tema sera la próxima publicación?

      Eliminar
  3. Hola,si que da para reflexionar.En el relato,solo veo comunicación y confianza,en uno,el que se sincera y muestra su sentimiento.El otro interlocutor,empieza con un no te veo bien.Condiciona,manipula los sentimientos del otro,pues mira está desanimado,y por qué? cuesta mucho escuchar,si.Es mejor,darle ánimo sin saber.Siento que al escuchar para que sirve el desánimo,el otro reacciona,si de verdad reacciona.Lo que veo es que toma ánimo,pero no conciencia.No siempre,podemos decir de acuerdo si no lo estamos y no siempre hay un pero.Lo importante para mi es no cristalizarse,por dentro,sentir,emocionarse llorar,si aunque sea de rabia,y si a veces se habla mucho,yo lo prefiero a la comunicación,telegráfica y etiquetada.Es increíble como todos buscamos que el otro se sincere,no se cristalize,siempre y cuando yo no tenga que hacer lo mismo.Mientras no se cristalize el corazón tenemos oportunidad,de cambio.Elsa de uruguay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno, al principio, no huía de lo que le pasaba pero eligió hacerlo cuando encuentra al otro(a). La responsabilidad es suya, tenga o no conciencia de ello. La toma de conciencia es el primer paso para poder decidir qué hacer con este mecanismo de evitación y de ahí puede empezar el trabajo terapéutico.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Aqui no Brasil existe um ditado quediz:
    " cabeça vazia laboratório do diabo"
    Acredito que para vencermos nossas fraquesas como pessoa devemos ocupar a cabeça com alguma atividade .Mas primeiramente devemos nos amar mais um pouquinho para ter vontade de fazer alguma coisa . Lembre-se que se Deus nos ama como somos nos temos o dever de nos amar também para não decepcionar quem nos ama !

    ResponderEliminar
  5. Continuando minha teoria sobre nos amar como disse acima , precisamos saber quem nos ama se acharmos pelo menos 1 pessoa que nos ama teremos a certeza de que devemos nos amar mais que os outros nos amam!

    Drª Lúcia Batista
    Brasil

    ResponderEliminar