domingo, 10 de febrero de 2013

Horror Vacui, 2ª parte.




Como comenté en otro post, el concepto de vacío (la nada) como un espacio privado de materia ha sido muy debatido ya por los filósofos presocráticos pero estuvo olvidado durante unos centenares de años, hasta que en la Edad Media, con el redescubrimiento de Aristóteles, el tema volvió a despertar pasión.
A partir del Renacimiento los estudios empíricos fueron bien detallados y las aportaciones de Baliani, Galileu, Torricelli, Descartes, culminan con las apuradas ecuaciones de Maxwell, Einstein, y toda la física cuántica donde el vacío es analizado profundamente.
Si para un filósofo el tema puede dar para mucho (¿puede algo ser y no ser?, ¿es la nada el “elemento” sobre el cual se sostiene la existencia?) para un físico es probable que el problema de la nada sea apenas semántico ya que este concepto ha sido formado con base a nuestra experiencia cotidiana, la que permite imaginar que entre dos objetos que tengo frente a mi puedo crear un entorno de espacio vacío, sin nada.
Pero otro experimento mental puede indicar otra cosa.
Imaginemos que cojo el primer transbordador espacial de turno y voy al espacio fuera de la tierra. Hecho una mirada a mi alrededor y sigo viendo las estrellas y galaxias porque el espacio está lleno de luz estelar (campos electromagnéticos visibles). También puedo percibir que los distintos astros (planetas, estrellas, cometas) ejercen sobre mí una atracción; el espacio está lleno de campos gravitacionales.
Con estos ejemplos podemos ver la lógica que está por detrás: por las experiencias que hago puedo saber que en un determinado lugar no hay ciertas cosas (por ej. que en el espacio no hay una atmosfera como la de la tierra), el nada relativo. Pero no puedo demonstrar que no haya absolutamente nada en un determinado sitio, el nada absoluto.
Por más que aísle una región del espacio, por más que elimine por completo todo el aire, luz o gravedad que interfieran en ella, la teoría sostiene y los experimentos así lo confirman: en este “vacío” hay un continuo mar burbujeante de partículas y antipartículas que surgen de la nada y vuelven rápidamente a desaparecer. Surgen espontáneamente, son efímeras, no las vemos, pero sabemos de su existencia de manera indirecta (efecto Casimir).
Así, en las teorías de la física moderna, fundamentadas empíricamente de manera muy sólida, el vacío contiene algo de lo que no lo podemos vaciar, posee una densidad de energía mínima  (vacío cuántico), que con un comportamiento inestable y caótico, observamos la existencia de fenómenos atómicos y subatómicos que no tienen detrás de sí una causa, no porque no la conozcamos  o esté oculta para siempre de nosotros, y si porque no necesitan un “antes” para que existan.
Y si es así, podemos tener aquí una buena teoría; la de que nuestro universo no hubiera sido más que una fluctuación quántica ocurrida hace unos 13.700 millones de años atrás.
Vale recordar que la palabra nada proviene etnológicamente de la palabra latina “res nata”, cosa nacida, como si la nada diera permiso a que surgiera algo de ella.



6 comentarios:

  1. Que buena manera de introducirnos ( a los que no sabemos) en el concepto de nada y vacio.
    Me ha gustado mucho el articulo (asi como los anteriores). Sigue enseñandonos.
    Belén

    ResponderEliminar
  2. Me gusta que en el supuesto vacío hay partículas que surgen de una supuesta nada.
    Me da pie a imaginar el extraordinario potencial creativo del universo.
    Muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. NADA! NADA! NADA!
    Faz sentido perguntar: Que tipo de NADA. O Platônico não é permitido, o que gerou muita confusão para oa pobres Maemáticos que pensavam em teoria dos números. Para Platão pensar em NADA fazia esse NADA existir no "universo platônico" e ai, seria contraditório pensar no NADA.
    Para os humildes MAtemáticos, simples:
    NADA=conjunto vazio identifica com o ZERO;
    O conjunto com o ZERO, {0}, identifica com o 1;
    O conjunto com 0e 1, {0,{0}}, identifica com o 2;
    Definido n={0,1,...n-1}, o sucessor de n "herda" como seu elementos o n e seus elementos. Von Neumann sabia o que queria com essa idéia de conjuntos hereditariamente finitos.
    O NADA é o princípio criador de tudo! Não existe o TUDO, que seria um conjunto universo.
    Esse nada pode ser quântico?
    Beijos a todos,
    /\/
    /\/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANGELA! Que bacana te encontrar por aqui! Me de noticias suas

      Rolinka

      Eliminar
    2. Linda! Onde está você? Acabei "encalhando" e ficando pela USP mesmo. Marido na Matemática Aplicada e eu na Matemática (pura). Muita coisa rolou desde "bixo" a "papão" (professor). Estamos feito doisdos fechando o semestre. Filho, mais esperto, foi fazer psico na UFRJ. Rio tem mais SOL!
      Frio em Sampa, ma como o mundo ainda não acabou mas, segundo meus alunos (FEA esse semestre), o cometa vem em Septembro e acaba tudo. Enquanto Sr Cometa não vem,
      weissmangela5@gmail.com
      Logo postarei coementário nada quanticos sobre "atomicidade em ciência".
      Beijos, linda,
      /\/
      /\/

      Eliminar
  4. Yo creo que el vacío no existe. Si existiera, lo llenaríamos enseguida, con una partícula, más bien un campo, o una potencialidad. El Higgs no deja de ser un ejemplo de ello.

    Josep Lladó

    ResponderEliminar