martes, 15 de enero de 2013

Un físico en Esalen





En la década de los 60, en el Instituto Esalen, Claudio Naranjo aprendió Gestalt en los seminarios y cursos de entrenamiento dirigidos por Fritz Perls que rápidamente convirtió al Instituto en una especie de meca de la Gestalt.
Heredero de la actitud terapéutica de Perls, Claudio no deja de insistir en que le miremos como modelo del quehacer gestáltico, en cuanto a que actuaba según los principios que defendía, haciéndose responsable tanto de sus tendencias neuróticas como de la práctica de vivir sanamente.
Perls decía de sí mismo, “soy mitad hijo de dios y mitad hijo de puta”.
En el mundo de la física encontramos su análogo en Richard Feynman, de quien decían que era “mitad genio, mitad bufón”.
Los dos tenían en comun esa capacidad de penetrar en lo esencial de las cosas y de vivir sin ataduras a los convencionalismos, de manera que para Feynman recibir el premio Nobel no significó más que un montón de recepciones, enredos burocráticos y fiestas a las que asistir sin ganas.
Un día, movido por la curiosidad, visitó el instituto fundado por MIchael Murphy y Dick Price en Big Sur (California).
“Hay en Esalen unos grandes baños, alimentados por fuentes termales, que manan de una vena situada a unos diez metros por encima del océano. Una de mis experiencias más gratas ha sido la de sentarme en uno de esos baños y contemplar las olas estrellarse contra las rocas del litoral a mis pies, dejar que la mirada se pierda en el claro azul, o estudiar una beldad desnuda que tranquilamente aparece y se instala en el baño conmigo. En una ocasión tomé asiento en un baño donde estaban sentados ya una joven preciosa y un hombre que no parecía conocerla. Inmediatamente empiezo a pensar: "¡Caramba! ¿Cómo me las voy a apañar para entablar conversación con esta nenita tan mona y tan desnudita?” Y mientras pienso qué le puedo decir, el tío sentado a su lado le dice: ¡Yo... uh...estudio masaje! ¿Me permitirías practicar contigo?" "¡Claro!", contesta ella. Salen del baño, y ella se echa en decúbito supino sobre una mesa de masaje que había cerca. Yo pienso para mis adentros: "¡Vaya entrada más original y más fina! A mí nunca se me hubiera ocurrido nada por el estilo." El tipo empieza a masajearle el dedo gordo del pie. "Me parece que lo siento -le dice a ella-. Siento una especie de hendidura, ¿es eso la pituitaria? “Y yo le espetó: "¡Estás a un par de kilómetros de la pituitaria, tío! “Ambos me miran, horrorizados -acabo de hacer trizas mi excusa para estar allí- y añado: "¡Es reflexología!" Rápidamente cerré los ojos y fingí estar meditando.”
El texto anterior está extraído de “¿Está Vd. De broma, Sr. Feynman?”, una colección hecha por su amigo y biógrafo Ralph Leighton, donde la diplomacia es muchas veces ignorada y las cosa son dichas como las siente.

5 comentarios:

  1. Estas a un par de kms de la pituitaria!jajaja si yo no como tampoco dejo comer y despúes se hizo que estaba meditando jajaj,la otra de perls" ..yo soy mitad hijo de dios mitad hijo de puta!"jajaja es tal cual todos somos así.Esa frase la tendré siempre en cuenta por que por lo general pienso que todos somos unos hijos de puta o que todos somos hijos de dios depende si tengo las gafas rosas o los lentes de aumento jajaj.Cualquiera de los dos radicalismos son totalmente erróneos.

    ResponderEliminar
  2. Fantásticos los tres: Fritz, Naranjo y Feynman!

    ResponderEliminar
  3. Voy a buscar el libro "the quantum men" ahora que tengo un tiempo para leer después del trabajo.Debe ser una lectura interesante y divertida como el propio Feynman.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan estos libros que hablan sobre otros aspectos de estos hombres que hacen ciencia. Me parece que son una lectura necesaria. ¡Muy interesante!

    ResponderEliminar
  5. Mitad hijo de dios, mitad hijo de puta. Aprender a gestionar nuestro potencial y dificultades.

    Un saludo.

    ResponderEliminar